Las 5 etapas de la planificación financiera

La planificación es el arte de vislumbrar el futuro, moldearlo a nuestra manera, y asegurarse de que el futuro no está demasiado lejos de lo que moldeamos.

El papel de la planificación es pura y simplemente dar dirección a sus elecciones. Ante lo imprevisto, será mucho más fácil adoptar nuevas direcciones si tienes una reserva financiera, un plan B, un margen de tiempo en tu agenda, o el contacto de alguien que pueda reemplazarte.

Además de acercarnos a nuestros sueños, la planificación también nos ayuda a elegir atajos más cortos cuando nos vemos obligados a cambiar de ruta.

La importancia de la planificación financiera

Hay que reconocer que el dinero afecta al lado emocional de la gente, especialmente a su falta de él. Los problemas matrimoniales y la menor productividad en el entorno laboral son sólo dos ejemplos en los que las dificultades financieras tienen una marcada presencia.

Por esta razón, es esencial comprender la importancia de la educación financiera para buscar la madurez financiera. Después de este proceso de reflexión y aprendizaje, la planificación de sus finanzas se vuelve fundamental.

Las siguientes son las cinco etapas de la planificación financiera:

1) Paso de la Convención Personal

La falta de cultura financiera hace que una gran parte de la población viva «persiguiendo la pérdida», adhiriéndose a la perversa enseñanza de «sólo puedo tener algo en la vida si lo compro a plazos», además de sobrevalorar el acto de consumir.

La Etapa de Convocatoria Personal tiene como objetivo comprender que es posible y necesario salir de este ciclo perjudicial para sus finanzas y comenzar a acumular riqueza, en busca de la realización de sueños verdaderamente genuinos.

Es necesario reflexionar sobre la importancia del dinero en su vida, cuáles son sus verdaderas prioridades y convencerse de que hay que incorporar un cambio radical en su forma de pensar y actuar.

2) Etapa de Conocimiento Financiero

La gestión financiera adecuada depende básicamente de dos características: el control emocional y los conocimientos técnicos.

La primera tiene como función destacada la importancia de la disciplina en el contexto de las finanzas personales.

El conocimiento técnico está relacionado con el nivel de información que posee un individuo, lo que permite comprender qué variables tienen un impacto positivo y negativo en la construcción de su riqueza.

El objetivo de esta etapa es entender la dinámica del dinero y cuáles son las reglas básicas para acumular riqueza.

Para ello, es necesario comprender dos instrumentos muy importantes para el control financiero personal: Balance y Flujo de caja . Esos instrumentos permiten comprender la diferencia entre ricos y pobres, los activos y pasivos y el concepto de independencia financiera.

3) Etapa de establecimiento de metas

En las dos etapas anteriores, el objetivo era comprender la importancia de la educación financiera y absorber los conocimientos técnicos que nos permitieran comprender cómo lograr la independencia financiera. En esta etapa, la atención se centra en la definición de objetivos claros dentro del proceso de planificación financiera.

Después de todo, sólo se aceptará renunciar a cumplir un deseo hoy si hay una recompensa aún mayor en el futuro.

Es más fácil cambiar tus hábitos de consumo después de establecer metas claras para tu dinero. Con un objetivo establecido, empiezas a dar valor a cada centavo gastado o invertido.

Ahorrar se convierte en una palabra no sólo con el sentido de acumulación de riqueza, sino como una acción que facilita su proyecto de realización personal.

Para saber más, lea el artículo «Establecer metas financieras».

4) Etapa de cambio de hábitos

Los conocimientos financieros de una persona pueden dividirse en dos niveles: conocimiento y uso .

  • El conocimiento es el conjunto de información adquirida a lo largo de la vida que puede ayudar a tomar decisiones financieras. Entender cómo interactúan el balance general y el flujo de caja es un buen ejemplo.
  • El uso significa la capacidad de poner en práctica los conocimientos financieros. Esto se debe a que no tiene sentido saber cómo funciona un flujo de efectivo si nunca se implementa.

Este paso valora la importancia de adquirir buenos hábitos financieros. La intención es que la educación financiera sea la fuerza impulsora de un cambio en el comportamiento financiero, que culmine en una mejora del bienestar.

5) Etapa de inversión

Las palabras «save and invest» (ahorrar e invertir), en el lenguaje popular, tienen significados muy similares, aunque técnicamente hay una diferencia entre los términos.

Ahorrar es el acto de recaudar dinero mediante una restricción del consumo (ganar más de lo que se gasta), mientras que invertir significa asumir riesgos al aplicar los recursos financieros.

Invertir es el acto de asignar los ingresos netos mensuales en inversiones que tienen por objeto remunerar el capital, asumiendo sus respectivos riesgos y permitiendo el logro de objetivos a corto, mediano y largo plazo.

De esta manera, los ingresos netos pueden invertirse en tres mercados diferentes:

  • Mercado de negocios : eso significa abrir tu propio negocio;
  • Mercado inmobiliario : compra de propiedad para ganar dinero con el alquiler y/o la valoración de la propiedad;
  • Mercado financiero : son operaciones realizadas con instituciones financieras, como la compra de acciones en la bolsa de valores, bonos del gobierno, CDB, fondos de renta fija, entre otros.

Conclusión

La planificación financiera no se aprende de la noche a la mañana, ni se trata sólo de cómo invertir tu dinero. Hay varios pasos que deben cumplirse hasta que alcancemos el nivel apropiado de madurez financiera.

El secreto del éxito es si planeas apropiadamente, tienes equilibrio para equilibrar las metas a corto y largo plazo, y tienes disciplina para seguir lo planeado.

Por último, recomiendo encarecidamente la lectura del libro electrónico » Las 5 etapas de la planificación financiera «, escrito por el profesor Elisson de Andrade, educador financiero y doctor en economía aplicada de la Universidad de São Paulo.

Para saber más sobre el material (fuente principal de este artículo), haz clic AQUÍ .

Imagen de shutterstock.com.

Tamara Martin
No necesito responderle a un jefe. Nunca más. No trabajo en un cubículo ni tampoco espero en los atascos de tráfico Vivo la vida exactamente como quiero. Pasaré 4 horas caminando un martes al azar si me apetece. O me quedaré despierto toda la noche escribiendo publicaciones de blog. O viajaré a Bali por capricho. Rompí los grilletes de la dependencia del sueldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba