La educación financiera en las empresas

Desde el advenimiento del Plan Real y la consiguiente estabilización de la economía Españaeña, el crédito puesto a disposición de los consumidores por el sistema financiero ha aumentado drásticamente.

Este fenómeno ha permitido que un número cada vez mayor de personas tenga acceso a productos y servicios que antes estaban restringidos a las clases más ricas.

En teoría económica, la expansión del crédito puede aportar beneficios al crecimiento de un país, pero su uso indebido puede generar graves consecuencias para la población si aumenta su endeudamiento hasta niveles insostenibles.

Educación Financiera en los Negocios

En lo que respecta al mercado empresarial, las organizaciones tienen cada vez más necesidad de hacer frente al fenómeno del endeudamiento de sus empleados.

Esto se debe a que se están dando cuenta de que las personas con problemas financieros en la esfera familiar terminan trayendo esos problemas al entorno laboral de una manera u otra.

Y este hecho se reflejará sin duda en un aumento de los costos de la empresa y/o una disminución de la productividad de los empleados.

Impacto de la deuda de los empleados en las empresas

Hay varios estudios internacionales que muestran que las personas endeudadas terminan generando impactos negativos para la empresa.

El ausentismo es uno de estos temas ampliamente estudiados, lo que indica que las personas con graves problemas financieros tienden a faltar al trabajo más que los demás. Esto implica que un trabajador que parezca menos en el trabajo será menos productivo.

Además de la cuestión del absentismo, los empleados que sufren de estrés financiero debido a la acumulación de deudas tienden a ser más dispersos y susceptibles de cometer errores.

Sin mencionar que los gerentes y supervisores se encuentran cada vez más escuchando las aventuras de sus subordinados, quejándose de sus finanzas personales, hasta el punto de que necesitan despedir al empleado para que pueda usar el fondo de garantía para pagar sus deudas.

Es cierto que lo ideal sería que todos los individuos trataran de educarse financieramente, para que el curso de sus vidas se centrara en el logro de sus objetivos.

Sin embargo, esta no es la regla, y cada vez es más común encontrar empresas que buscan ofrecer educación financiera dentro de su propio entorno de trabajo.

Cursos en compañía

Muchos resultados, citados en la bibliografía, indican que los cursos de educación financiera en las empresas pueden ser la alternativa más viable en relación con el cambio de los hábitos de consumo de sus empleados.

Esto significa otra competencia a desarrollar por el sector de recursos humanos de las organizaciones, ya que genera reducción de costos y aumento de la productividad.

Por lo tanto, lo que se observa es que con la creciente complejidad del sistema financiero, el tema de las finanzas personales está cada vez más presente, tanto en los medios de comunicación como en el ámbito empresarial.

Las organizaciones que tengan el valor de ofrecer la posibilidad de una mejor gestión financiera personal a sus empleados, dentro del entorno laboral, estarán a la vanguardia de la creciente competitividad.

Para las empresas, este punto de vista no es simplemente una tendencia, sino una cuestión de supervivencia.

Eso es, chicos, ¡buena suerte en sus finanzas y en su vida!

Imagen: FreeDigitalPhotos.net

Tamara Martin
No necesito responderle a un jefe. Nunca más. No trabajo en un cubículo ni tampoco espero en los atascos de tráfico Vivo la vida exactamente como quiero. Pasaré 4 horas caminando un martes al azar si me apetece. O me quedaré despierto toda la noche escribiendo publicaciones de blog. O viajaré a Bali por capricho. Rompí los grilletes de la dependencia del sueldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba