6 pasos probados para combatir la falta de disciplina

Uno de los mayores problemas que enfrenta la gente es la falta de disciplina. Todo el mundo tiene objetivos que alcanzar, pero la falta de disciplina impide – a menudo – este logro.

Debido a esto, nos penalizamos o sentimos que no somos lo suficientemente disciplinados para lograr nuestros objetivos.

Y este pensamiento nos lleva a más fracasos, porque estamos formando una mentalidad que no tiene la disciplina necesaria.

6 simples pasos para combatir la falta de disciplina

Esto es lo que hay que hacer cuando te enfrentas a una situación como esta:

#1 – Perdónate a ti mismo

No eres perfecta. Nadie lo está. Entienda que la recriminación sólo empeorará la situación.

Respira profundo y despacio y déjalo ir. Perdónese. Y seguir adelante.

#2 – Entender que la disciplina es una ilusión

Aunque la disciplina es un concepto ampliamente conocido, de hecho, no existe. No es algo que realmente puedas hacer.

Piénsalo: la gente dice que tener disciplina es hacer un esfuerzo para hacer algo que no quieren hacer. ¿Pero cómo lo haces? ¿Qué habilidad se necesita?

No hay ninguna habilidad. Se trata de comprometerse con algo que no quieres hacer. Y eso requiere… motivación.

Sin motivación, no podrás comprometerte a nada en absoluto. Así que la motivación es el concepto principal. Y esto es algo real, que puedes aprender a hacer.

#3 – Enfoque en la motivación

¿Cuál es su motivación para perseguir un determinado objetivo? ¿Cómo se mantiene la motivación cuando se hace un gran esfuerzo?

Tener una motivación lo suficientemente fuerte para hacer algo. Cuando las cosas se compliquen, recuerda tu motivación. Concéntrate en eso.

Te propondrá, lo cual es más poderoso que tratar de concentrarse en el esfuerzo de la disciplina.

En lugar de intentar controlarte para no gastar (sólo porque ahorrar es importante), recuerda que cualquier gasto superfluo te alejará del coche que quieres cambiar, del viaje tan soñado o incluso de tu propia casa.

Concentrarse en lo que te motiva es mucho más efectivo que concentrarse en el esfuerzo que requiere la disciplina.

#4 – Hacerlo más fácil

La disciplina es difícil porque cualquier tarea que intente hacer, es difícil. En vez de eso, hazlo más fácil. Eliminar las barreras.

¿Tienes problemas para hacer ejercicio? Hazlo ridículamente fácil haciendo ejercicio durante sólo 5 minutos.

¿Pero de qué sirve hacer ejercicio durante sólo 5 minutos?

Estarás creando un hábito, y no poniéndote en forma de la noche a la mañana. Los 5 minutos de ejercicio tendrán un impacto mínimo en su salud, pero hará que el ejercicio sea súper fácil.

Si puedes hacer esto durante 30 días consecutivos, ahora tendrás un hábito de ejercicio.

¿Odias que te levantes temprano para ir al gimnasio? Haz ejercicio en casa. Trabaja a la hora del almuerzo o después del trabajo.

#5 – Enfoque en el placer

Es difícil tratar de tener disciplina cuando se odia hacer algo.

Si odias correr o hacer ejercicio, trata de hacerlo escuchando buena música o busca un amigo para hacer ejercicio. Y concéntrese en ese aspecto divertido.

Encuentra maneras de convertir tus tareas en algo divertido y mantén siempre el foco en lo que te motiva a hacerlo, no simplemente «hacerlo porque tengo que hacerlo».

#6 – Repetir

Ciertamente te deslizarás un par de veces, no importa lo disciplinado que seas. Desafortunadamente la gente tiende a interpretar esto como si no tuviera disciplina, y luego se recriminan y se rinden.

Bueno, eso es sólo un obstáculo en el camino. Levántate, sacude el polvo y hazlo de nuevo. Empieza desde el paso 1 y hazlo todo de nuevo.

Para aprender más sobre cómo combatir la falta de disciplina y aumentar la productividad, recomiendo ver este video.

(Haga clic AQUÍ para ver el vídeo)

Ahora tengo una pregunta para ti…

¿Qué hace para combatir la falta de disciplina? ¿Cómo te mantienes enfocado en lograr tus objetivos? ¿Alguna vez te has dado por vencido simplemente porque te sientes indisciplinado?

Comparta su experiencia o deje su opinión sobre este tema.

¡Hasta la próxima!

Nota: La fuente principal de este texto fue el artículo «6 pequeñas cosas que puedes hacer cuando no tienes disciplina» .

Imagen de shutterstock.com .

Tamara Martin
No necesito responderle a un jefe. Nunca más. No trabajo en un cubículo ni tampoco espero en los atascos de tráfico Vivo la vida exactamente como quiero. Pasaré 4 horas caminando un martes al azar si me apetece. O me quedaré despierto toda la noche escribiendo publicaciones de blog. O viajaré a Bali por capricho. Rompí los grilletes de la dependencia del sueldo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba